Cada vez nos encontramos con más personas que tienen miedo a volar en avión y no es una casualidad. Aproximadamente un 25% de la población tiene miedo a volar. Unas personas lo evitan por completo y otras se enfrentan a su miedo en repetidas ocasiones, pero no logran superar la aerofobia (miedo a volar).

Viajar en avión puede ser un gran placer o convertirse en una pesadilla que dura días. Las personas con miedo a volar anticipan que lo van a pasar muy mal, así que su malestar se puede extender más allá de las horas de vuelo en sí.

Superar el miedo a volar

El avión es el medio de transporte más seguro. En esta vida nada es 100% seguro, pero nuestra manera de percibir los peligros responde a nuestra manera de pensar y a veces no se corresponde con la realidad. Para algunas personas poder asumir que ir por el aire es muy seguro resulta complicado.

El miedo a volar o aerofobia, puede ser una fobia en sí misma o responder, más bien, a otros trastornos de ansiedad:

  • Trastorno de ansiedad generalizada.
  • Agorafobia (miedo a situaciones donde, si se sufriese un ataque de pánico es embarazoso o difícil escapar).
  • Claustrofobia (miedo a los espacios pequeños y cerrados).
  • Acrofobia (miedo a las alturas).

Existen diversas terapias para tratar el miedo a volar. El objetivo es enfrentarse a volar en avión sin ansiedad. La terapia farmacológica hace que baje este nivel de ansiedad, pero no desaparece el miedo, no soluciona el problema. En la terapia cognitivo conductual se utiliza la desensibilización sistemática.

El psicólogo va exponiendo gradualmente al paciente a la situación de volar, de una forma programada y dotándole de estrategias para manejar la ansiedad y los pensamientos negativos. Hoy en día un gran apoyo en la terapia para la aerofobia y otro tipo de fobias es la realidad virtual.

Controla tu miedo a volar en avión

Te damos algunos consejos que te pueden ayudar a controlar tu miedo a volar en avión.

  • No dejes para el último momento cosas que te puedan poner más nervioso, como hacer la maleta o ir a cambiar dinero.
  • Intenta hacer actividades relajantes o placenteras las horas antes y procura ir descansado y haber dormido bien.
  • Reserva asiento en las partes delanteras del avión o a la altura de las alas, donde se notan menos las turbulencias.
  • Elige pasillo.
  • Ponte ropa poco ajustada para viajar, sobre todo ropa que te permita no pasar mucho calor y que puedas respirar bien.
  • Huye de ropa como vaqueros o cinturones muy ajustados.
  • Cuida lo que comes antes de subir al avión. No tomes estimulantes como café o té.
  • Come algo antes de subir al avión y ve al servicio. No subas con hambre al avión. Toma cosas que estimulen el sueño.
  • Mantente hidratado durante el viaje bebiendo agua para bajar el nivel de adrenalina.
  • Prepara algo que te mantenga distraído durante el viaje. Tu libro favorito, revistas, música, etc…
  • Practica las técnicas de relajación que hayas aprendido antes y que mejor te funcionen, como la respiración diafragmática.
  • Viaja, siempre que puedas, con personas de confianza que te puedan dar conversación, distraer y con las que te puedas reír. Si vas solo entabla conversación con otros pasajeros.
  • Verbaliza a la tripulación que tienes miedo a volar. Ellos están acostumbrados a estas situaciones y te pueden tranquilizar y estar pendientes de ti. Si necesitas algo no dudes en pedírselo.

Qué hacer con tus pensamientos

Estar informado te hará ir tomando contacto con la realidad. Las estadísticas te pueden ayudar.

La parte más peligrosa de un viaje en avión, es tu trayecto al aeropuerto. Así que si ya estás en el avión, has reducido el peligro. La probabilidad estadística de que un avión tenga un accidente grave es muy baja. Unas 250 personas murieron en accidentes aéreos en 2016 (en 4 accidentes de vuelos de pasajeros en todo el mundo). La tendencia es ir en descenso. Más de 1 Millón de personas mueren al año en accidentes de tráfico terrestre. Es curioso tener miedo a una de las formas de transporte más seguras

Además, te conviene tener conocimiento sobre las sensaciones que a ti te parecen extrañas en un avión y no lo son. Infórmate sobre qué son ciertos ruidos, por qué se mueven las alas durante el vuelo, etc…Cuando notas algo extraño tu pensamiento se pone en lo peor, pero si sabes que es normal estarás más tranquilo.

Distráete durante el vuelo

Pensar en cosas agradables y recrearte en las cosas buenas que harás cuando llegues a tu destino, ayudarán a estar más relajado. También puedes aprovechar para anotar la planificación de tu viaje. Leer algo que te guste, ver una película, jugar a un vídeo juego o charlar de cosas divertidas también te ayudará.

Recuerda que si no eres capaz de perder el miedo a volar en avión por ti mismo puedes buscar la ayuda de un psicólogo, que mediante los últimos avances en realidad virtual, te ayudará a superarlo. No renuncies a volar!